¿QUÉ ES LA CIUDAD DE LAS ARTES?

En su texto “Exposición para un proyecto para la Ciudad de las Artes”, escrito entre 1945 y 1950, en plena construcción del Anahuacalli y en la transición entre la idea de construcción de un templo a la de un museo, Diego Rivera sostenía que, para ser totalmente mexicana e integrarse al terreno, el edificio debía formar parte de un grupo de edificios y plazas. En este proyecto él proponía:

  • Un Museo de Arte Mexicano en Acción, que constaría de nueve recintos.
  • Una enorme plaza de mil metros por lado, con un escenario en el centro donde se presentarían espectáculos de danza, teatro y fiestas indígenas y civiles, de manera que ahí se concentraran todas las fiestas populares de distintos lugares del país.
  • Alrededor de esta plaza habría soportales de techo plano, al estilo prehispánico, en los que se alojarían talleres de artesanos situados hacia los cuatro puntos cardinales de acuerdo a las regiones del país.
  • Rodeando a la plaza se contaría con un museos de Arquitectura, de Música, Danza, foros de conciertos y teatro experimental, un cine. En los recintos de las artes habría talleres para artistas que se concederían gratis, como los de los artesanos, por concurso.
  • Aparte habría un gran local de exposiciones permanentes.

La construcción, continuaba Diego, respetaría los desniveles del terreno que le darían “un especialísimo carácter y una gran belleza”.
Una de sus ideas era la de sacar a los jóvenes de las escuelas académicas y vincularlos con el arte popular, de manera que el Anahuacalli sería auténticamente una comunidad dedicada al arte.

Inspirado en el proyecto de Diego que no se pudo llevar a cabo en su totalidad, el Museo Anahuacalli busca proponer actividades que vinculen al Museo con su comunidad y lo inserten dentro de las corrientes del arte contemporáneo y las diversas disciplinas artísticas.

En su texto “Exposición para un proyecto para la Ciudad de las Artes”, escrito entre 1945 y 1950, en plena construcción del Anahuacalli y en la transición entre la idea de construcción de un templo a la de un museo, Diego Rivera sostenía que, para ser totalmente mexicana e integrarse al terreno, el edificio debía formar parte de un grupo de edificios y plazas. En este proyecto él proponía:

  • Un Museo de Arte Mexicano en Acción, que constaría de nueve recintos.
  • Una enorme plaza de mil metros por lado, con un escenario en el centro donde se presentarían espectáculos de danza, teatro y fiestas indígenas y civiles, de manera que ahí se concentraran todas las fiestas populares de distintos lugares del país.
  • Alrededor de esta plaza habría soportales de techo plano, al estilo prehispánico, en los que se alojarían talleres de artesanos situados hacia los cuatro puntos cardinales de acuerdo a las regiones del país.
  • Rodeando a la plaza se contaría con un museos de Arquitectura, de Música, Danza, foros de conciertos y teatro experimental, un cine. En los recintos de las artes habría talleres para artistas que se concederían gratis, como los de los artesanos, por concurso.
  • Aparte habría un gran local de exposiciones permanentes.

La construcción, continuaba Diego, respetaría los desniveles del terreno que le darían “un especialísimo carácter y una gran belleza”.
Una de sus ideas era la de sacar a los jóvenes de las escuelas académicas y vincularlos con el arte popular, de manera que el Anahuacalli sería auténticamente una comunidad dedicada al arte.

Inspirado en el proyecto de Diego que no se pudo llevar a cabo en su totalidad, el Museo Anahuacalli busca proponer actividades que vinculen al Museo con su comunidad y lo inserten dentro de las corrientes del arte contemporáneo y las diversas disciplinas artísticas.