¿QUÉ ES LA CIUDAD DE LAS ARTES?

En su texto “Exposición para un proyecto para la Ciudad de las Artes” (1945-1950), Diego Rivera sostenía que el Anahuacalli debía conjuntar varios edificios y plazas:

  • Un Museo de Arte Mexicano en Acción, que constaría de nueve recintos.
  • Un gran local de exposiciones permanentes.
  • Una enorme plaza de mil metros por lado, con un escenario en el centro, donde se presentarían espectáculos de danza, teatro y celebraciones indígenas y civiles, de manera que ahí se concentraran todas las fiestas populares de los distintos lugares del país.
  • Alrededor de esta plaza, soportales de techo plano, al estilo prehispánico, alojarían talleres de artesanos situados en los cuatro puntos cardinales, de acuerdo a las regiones del país.
  • Rodeando a la plaza, se contaría con museos de Arquitectura, Música y Danza, al igual que foros de conciertos, teatro experimental y cine. En estos recintos habría talleres gratuitos para artistas.
  • La construcción respetaría los desniveles del terreno, que le darían “un especialísimo carácter y una gran belleza”. La idea de Diego era sacar a los jóvenes de las escuelas para vincularlos con el arte popular, de manera que el Anahuacalli fuera auténticamente una comunidad dedicada al arte

Inspirado en el proyecto que Diego no pudo llevar a cabo en su totalidad, el Anahuacalli busca proponer actividades que vinculen al Museo con su comunidad, y que lo inserten dentro de las diversas disciplinas y corrientes del arte contemporáneo.

En su texto “Exposición para un proyecto para la Ciudad de las Artes” (1945-1950), Diego Rivera sostenía que el Anahuacalli debía conjuntar varios edificios y plazas:

  • Un Museo de Arte Mexicano en Acción, que constaría de nueve recintos.
  • Un gran local de exposiciones permanentes.
  • Una enorme plaza de mil metros por lado, con un escenario en el centro, donde se presentarían espectáculos de danza, teatro y celebraciones indígenas y civiles, de manera que ahí se concentraran todas las fiestas populares de los distintos lugares del país.
  • Alrededor de esta plaza, soportales de techo plano, al estilo prehispánico, alojarían talleres de artesanos situados en los cuatro puntos cardinales, de acuerdo a las regiones del país.
  • Rodeando a la plaza, se contaría con museos de Arquitectura, Música y Danza, al igual que foros de conciertos, teatro experimental y cine. En estos recintos habría talleres gratuitos para artistas.
  • La construcción respetaría los desniveles del terreno, que le darían “un especialísimo carácter y una gran belleza”. La idea de Diego era sacar a los jóvenes de las escuelas para vincularlos con el arte popular, de manera que el Anahuacalli fuera auténticamente una comunidad dedicada al arte

Inspirado en el proyecto que Diego no pudo llevar a cabo en su totalidad, el Anahuacalli busca proponer actividades que vinculen al Museo con su comunidad, y que lo inserten dentro de las diversas disciplinas y corrientes del arte contemporáneo.